Carmen Molina Fotógrafa | Sigo descubriendo Euskadi
16737
post-template-default,single,single-post,postid-16737,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Sigo descubriendo Euskadi

La mirada de cada fotógrafo siempre es diferente a otras. Varias personas pueden estar a la vez en un mismo sitio y sus fotografías pueden ser completamente distintas.

Distinta luz, distinto punto de mira, distinto resultado… En eso consiste la magia de la fotografía y lo que puede llegar a transmitir cada artista. Convertir lo cotidiano en algo extraordinario. Saber jugar con la importancia de la luz.

Aunque mi trabajo es más conocido como fotógrafa de música en directo, también mi identifico captando paisajes y lugares entrañables. Hace tiempo que una buena amiga me llevó a un lugar maravilloso en tierras italianas. – He aquí “el paraíso de los fotógrafos” me dijo sonriendo. Y, qué razón tenía. ¡Qué lugar más espectacular!. Las mejores tomas que tengo de mi dilatado material fotográfico pertenecen a ese viaje. Fue inolvidable. Volveré pronto…

Adoro Euskadi. Pienso que los mejores viajes son los que te enriquecen a su vuelta. Euskadi siempre me regala un poquito más.

En este blog intentaré mostraros pequeños rincones de estos paraísos que voy descubriendo en cada escapada.

Prometo volver a San Sebastián cuando el peine del viento me muestre toda su furia. No escaparás.

Deseo compartir con vosotros esa belleza y mostraros humildemente mi mejor visión.

Parece que el pobre faro se asome con rubor ante la inmensidad de un mar que siempre impone. Quieto, callado, en calma.

Siempre es gratificante retratar una puesta de sol. El cielo arde por pedazos.

Mi conexión con la naturaleza siempre ha sido bestial. Hace unos días visité el Parque Natural de Gorbeia.

Hayas y robles habitan en este paraje entre Bizkaia y Álava. Te observan.

Cuenta la leyenda que personajes como sorgiñas, lamias o gentiles deambulan por estos bosques encantados. Figuras con extremidades de animales.

La lluvia me acompañaba en esta ocasión regalándome la belleza de un ambiente inigualable. Estábamos solos mis dos compañeros de viaje y yo.

Quizás el tiempo asustó a más visitantes. Mañana desapacible para ellos, pero agradecida para mí.

 

 

No Comments

Post A Comment